viernes, 18 de marzo de 2016

Benjamín Prado el 6 y 7 de abril en Zaragoza, Illueca y Calatayud.

Crédito foto: Joan Tomás
El escritor madrileño Benjamín Prado visitará la provincia el próximo mes de abril para participar en tres encuentros del ciclo "Conversaciones con el autor" en Zaragoza, Illueca y Calatayud.

Benjamín Prado, novelista, ensayista y poeta, ha recibido diversos premios, entre los que se encuentran el Hiperión 1995 por Cobijo contra la tormenta, el Premio Andalucía de Novela 1999 por No sólo el fuego Premio de Ensayo y Humanidades José Ortega y Gasset 2001 por Los nombres de Antígona, también en 2001 el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla y el Generación del 27 en 2005 por Marea Humana.

Ha publicado las novelas Raro (1995), Nunca le des la mano a un pistolero zurdo (1996), Dónde crees que vas y quién te crees que eres (1996), Alguien se acerca (1998), No sólo el fuego (1999), La nieve está vacía (2000), Mala gente que camina (2006) y Operación Gladio (2011), y el libro de relatos Jamás saldré vivo de este mundo (2003). También es autor de los ensayos Siete maneras de decir manzana (2000) Los nombres de Antígona (2001), A la sombra del ángel (trece años con Alberti) (2002) y Romper una canción (2010). Su obra poética está reunida en los volúmenes Ecuador (poesía 1986-2001), Iceberg ambos aparecidos en 2002 y Marea humana (2006). 

Qué escondes en la mano (2014) es su último trabajo. Un conjunto de siete relatos originales y sorprendentes.

Benjamín Prado estará acompañado en estos encuentros por el coordinador del ciclo, Ramón Acín y el cineasta, fotógrafo y poeta Josian Pastor autor de obras como Cien sonetos robados al destino.

Como antesala del encuentro, dejamos a los lectores el poema "El soñador" incluido en Marea Humana.

EL SOÑADOR

Una noche soñé que era Pablo Neruda.

Estaba en una playa
y oí en mi corazón segundos rojos,
vi en el cuarzo una suma de erizos y tormentas,
vi en la gaviota un cruce del vértigo y la nieve.
Todo era tan real.

Un clavel era el ojo de quien mira un incendio.
La escarcha era una lluvia de cúpulas deshechas.
Los destellos del oro,
avispas que volaban en torno a su panal.

Yo fui Pablo Neruda,
compré diamantes en las fruterías,
domaba diccionarios con un látigo verde
y cavé un túnel que iba del pan a las banderas.

Tú venías a mí
como septiembre acude a las manzanas.

Cuando me desperté,
la sombra de los árboles
le ponía a la luz sus negras herraduras.

Cuando me desperté
no quedaban ni viento ni banderas
y te había perdido.

A veces es tan triste no ser Pablo Neruda
y que la noche sea nada más que noche
y el día, sólo el día.




Miércoles 6 de abril, 20,00 horas, Antiguo Salón de Plenos de DPZ
Jueves 7 de abril, 18,00 horas, Biblioteca Municipal de Illueca
Jueves 7 de abril, 20,00 horas, Salón de Plenos del Ayuntamiento de Calatayud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario